El papel térmico
se utiliza para imprimir por impresión térmica directa, es decir, por calor. Es el tipo de papel más común y seguramente lo reconoces pues te lo han dado en tickets, estacionamientos, supermercados, etc.

Es por eso que hoy te diremos las grandes ventajas de utilizar el papel térmico:

  • Es un papel muy económico ya que no se necesitan tintas, ni cintas ni otros sistemas para la impresión. Graba lo que quiere a través del calor.
  • La calidad de la impresión térmica directa ofrece gran fiabilidad. Además, se trata de una calidad que siempre permanece, independientemente de los datos a imprimir.
  •  La impresión térmica en este tipo de papel es muy sencilla. Solo se necesita contar con un cabezal térmico y con un sistema básico de transporte de papel, por ello, las averías, en esta forma de impresión, son muy inferiores que las de otros sistemas de impresión, como el de tinta, por ejemplo.
  • No hay límite en cuanto al número de hojas a imprimir, la única limitación vendrá dada por la duración del metraje de la bobina.
  •  Es un sistema silencioso, pues la impresión del papel térmico se realiza de manera que solamente se escucha el rodamiento de papel.
  • El papel térmico permite ser flexible con el tamaño y ajustarse al sistema de impresión utilizado.
  • Este papel y su manera de impresión resultan ecológicos, ya que no se utilizan tintas ni tóner.